La inocentada de mi competición como boxeadora particular


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Dando la bienvenida al 27 de diciembre, víspera de los Inocentes. Ha amanecido un día con sol. Por fin.

Lo único que ya no pega tanto como antes. Me gustaría esta morenita, como siempre, pero ahora es imposible. A no ser que pudiera ir al solarium, como siempre.

Cómo ha cambiado mi vida en poco tiempo. De estar perfecta a estar echa un cromo. Hoy no tengo nada especial que contarte. Anoche estuve en la Plaza Mayor escuchando el villancico de Mariah Carey y poco más. Ya sabes que esa canción me recuerda mucho a ti. A aquella noche subía cantando del hospital porque te iban a dar el alta ya.

Siempre era bastante ingeniosa para hacer bromas ese día. La mejor de todas fue la del boxeo. Era cuando tenía Facebook, que ahora no lo tengo. Se me ocurrió una bobada ingeniosa.

Les dije que con solo dos semanas de experiencia en este magnífico deporte, me iba a competir de manera oficial por recomendación de mi profesor de boxeo. Empezaron a escribirme mensajes y fue como de risa.

La gente me decía que no hiciera esa locura, pero yo, terne que terne. Ninguna caía en que era la inocentada. Y yo escojonada de la risa en casa. Qué bueno.

Yo y mis ocurrencias. Siempre era bastante ingeniosa para estas cosas, pero ya hace un par de años que dejé de publicar cosas. Pero bueno. Nunca es tarde para retomar esas costumbres.

Recuerdo a mis amigas del gimnasio. Todas me decían, Patricia no hagas esa locura. Y yo me reía sola en casa. Esperando a sacar el muñeco de papel de los Inocentes.

Dejé pasar unas cuantas horas. Y al final ya les dije que había sido una broma. Para alivio de casi todos, que respiraron profundo pensando que no me iba a pasar nada.

Qué intrépida era entonces y cómo ha cambiado mi vida. De poder estar en un sitio con mar a estar aquí, es exactamente lo mismo. Nuestro mar. El que nos hechizaba cada noche.

Bueno, pituco. Perdona que te escriba unos textos tan cortos, pero hoy llevo un día largo y complicado. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s