El Día de la Inmaculada y el tributo a Carmen Martín Gaite


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. En la camita, que hoy es fiesta y hay que aprovechar para hacer cosas aquí, porque el día está horrible. Para variar.

Traigo una foto muy emotiva. Ahora mismo miraré si se celebra, porque me apetece bajar. Es el homenaje a Carmen Martín Gaite. Autora de «Entre visillos» y obras de gran relevancia. Casada y divorciada de Rafael Ferlosio, premio Nadal.

Más que nada a ver si se me contagia un poco de esa forma de escribir y me animo, pero bueno. Por pedir, no me importaría que algún día, no sé cuando, tú tuvieras tu merecido reconocimiento en la ciudad, en forma de calle o de escultura. Un sueño por cumplir, papá.

Hoy es el Día de la Inmaculada. Habitualmente, cogías tu agenda y llamabas a Macu y a alguna Conchita que conocieras. Yo solo veo de vez en cuando a la de enfrente. Y si por una casualidad, la viera, pues la felicitaría desde la terraza, pero anoche no estaban.

Me he despertado con mucho apetito, algo raro en mí, aunque siempre desayuno lo mismo. Soy una mujer de costumbres. Tanto a la hora de levantarme, como a la de acostarme. Un caso perdido, papá. También estoy pensando en poner el árbol de Navidad, pero no sé si me compensa, porque estar sola en casa es un rollo, la verdad. Y como ya te he dicho, este año no va a haber regalitos, creo, salvo que mi situación económica cambie mucho, que de momento no creo, pero bueno.

Hay que ir luchando poco a poco por cumplir objetivos y metas. Así que en ello estoy.

Anoche empezó a llover con fuerza. Y no hay cosa que más me destroze el ánimo que los días de lluvia. No te puedes imaginar las ganas que tengo de que lleguen los días de sol y poderme poner en la terraza otra vez. Ya quedan 24 horas menos para eso. Así que a esperar, aunque mi paciencia es cada día más limitada, para que decir lo contrario. Y nada, poco más. Ya te contaré mañana si al final voy al homenaje lo que sucedió y si no, pues a esperar acontecimientos, que no queda otra. Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️