El taburetero, nuestra pandilla de amigos de fiesta y otros personajes que pasaron por nuestra vida


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Todo tranquilo. De momento. Miro por la ventana y ya veo algún rayo de luz del sol. Eso es buena señal. Aunque haga frío, nuestro amigo ‘Lorenzo» sigue saliendo cada día hasta que una mañana amanezca todo nevado, que es mi sueño.

Hoy es 14 de enero. Eso quiere decir que casi nos hemos comido ya la primera quincena del año. Increíble, pero cierto. En nada llega febrero, San Blas, los Carnavales y así sucesivamente. La vida gira. Giran y van, como dice la canción de mi admirado Antonio Orozco.

Algunas noches, al regresar a casa, me suelo encontrar con viejos conocidos muestros. Uno de los que más veo es al ‘taburetero». Del que desconozco su nombre real, pero sé que le rebautizaste así porque en una ocasión fuiste a coger un taburete para sentarte y te debió decir que no. Además con malos modales.

Echo de menos a nuestra pandilla de siempre. A Ruth, a María, a Bea, Toño. Toda esa gente que te hacía sonreír y con la que te lo pasabas tan bien.

Ellos también a ti. Hace mucho que no los veo, pero bueno. Cuando por una casualidad me los encuentro, siempre tienen una palabra cariñosa para ti.

La foto que he recuperado para hoy es una de las cosas que más me gusta hacer desde hace tiempo. Y que practico poco. Beber una rica piña colada. Algún día de estos lo haré. No sé cuando. Porque ahora hace frío en la calle. Pero igual esta tarde o mañana, que es sábado, me animo y lo hago.

Nunca fue muy agradable el señor, por llamarlo de alguna manera. Pero ahí sigue. Paseando de un lado para otro con ese gesto rancio y malhumorado.

Qué personajes tuvimos la fortuna o el infortunio de conocer. Y lo peor es volver a encontrártelos por la calle.

Ya me gustaría a mí que fueras tú el que siguiera dando tumbos de bar en bar.

Nada más por hoy, pituco. Voy a desayunar, que me he levantado perezosa. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s