El primer día de 2022 con las mismas ganas de huír al paraíso


¡Hola, papá! ¿Cómo estáis? Yo en casa de momento. Anoche me acosté tarde, porque me gusta ver los programas de la tele. Eran casi las cuatro de la mañana. Y no tenía ganas de dormir.

Feliz año, mis amores. Qué difícil es amanecer cada 1 de enero sin vosotros. Menos mal que hace sol y puedo salir a dar un paseo. Ni tan siquiera he visto el concierto de Año Nuevo. Antes me gustaba, pero ahora ya no puedo verlo. Siempre me quedaba a dormir en casa de mis tías y a eso de la una os daba un toque para saber que estabais bien. Y me ponía completamente feliz. Os esperaba con unas ganas… Habían pasado solo 12 horas, pero ya os echaba de menos.

Hoy he decidido dar un paseo. Para empezar bien el año. Recorrer la zona antigua de la ciudad es una buena forma de comenzar este 2022, que no sé lo que me deparará.

Espero que cosas buenas. De momento lo he empezado en esta ciudad, que cada día me gusta menos, pero espero huír de ella en breve.

Ya sabes, peque. Yo y mis manías. A estas horas, cualquier otro año, hubiera puesto una mesa con un montón de cosas para comer, pero estando sola. La verdad es que no voy ni al supermercado. Me quedan 4 yogures y dos piezas de fruta. Ah. Y un poco de pan de molde para hacerme un sándwich si no tengo para comer otra cosa.

Con lo rica que estaba toda la comida de Páramo. ¡Qué banquetazos! Qué tiempos aquellos, que no regresarán. Así son ahora estas fiestas. Aparte de la pena de no teneros, eso… No hay nada rico para comer, aunque cada día como menos y engordo más. Supongo que será de eso. De no comer.

Pero es lo que toca. Sin trabajo… Sobrevivo como puedo. En fin, papá. Que ojalá este año me traiga mucha salud, un buen curro y unas cuantas aventuras emocionantes, que es lo que me hace falta.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Para ser 1 de enero no estoy muy inspirada, pero así son los comienzos de año. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️