Mi primer concierto de Orozco para aliviar la pena de tu marcha


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Todo tranquilo. Me acabo de despertar y he visto que, aunque hace frío, el sol luce en el cielo. Un día de esos donde no te dan ganas de entrar en casa. Y así lo pienso hacer. Ahora desayuno y después a caminar para mover las articulaciones.

Hoy traigo un recuerdo precioso. Mi primer concierto tras tu pérdida. Fue una noche como la de hoy, en 2019. A pesar del dolor que llevaba dentro, me puse bien guapa para ir al CAEM. Mis labios rojos que daban un toque de color a esa pena infinita que supuso tu pérdida.

Música para poner color a los momentos bajos. Y qué mejor manera que yendo mi primer concierto de Antonio Orozco. Quizás de ahí la empatía que desperté con él.

Lo recuerdo perfectamente. Se abrió el telón y en una gran pancarta, ponía: «Los héroes son héroes porque no saben que lo son». Y en ese momento, sonaron los primeros compases de ‘Mi héroe’. La canción que puso letra a nuestro destino.

Me costó unas cuantas lágrimas, pero es que es una letra muy bonita. No sé para quién la escribió, pero al final, yo la identifico contigo. Siempre.

Luego sacó a su hijo al escenario y en el escalón pegando a mí, lo alzó en brazos. En ese mismo momento quise volver a ser niña para sentir una y mil veces tus besos en mi cara. Lo único que me reconforta cada vez que lo pienso. Así que eso te digo.

Fueron tantas sensaciones en dos horas que se me pasaron en segundos, pero bueno. Lo mejor es que cada vez que lo escucho me sigo emocionando.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️