El día en que se marchó un ángel sobre ruedas (mi recuerdo a Luis Salom)


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Ya es 3 de junio. Sabes lo que significa esa fecha para mí. ¿No? Hace ya cinco años que se fue mi admirado Luis Salom.

Cinco, que se dicen bien y pronto. Nunca podré olvidar ese momento en el que todos, creo que sin excepción, nos identificamos con María, su madre.

El dolor infinito de perder a un hijo creo que es aún más fuerte que el de perder a un padre y a una madre. Y más uno como él.

Una persona simpática, valiente, derrochando alegría siempre y con una felicidad por haber conseguido lo que quería, que es simplemente admirable.

Me acuerdo perfectamente que estaba viendo la tele, en mi habitación. Preparada para ir al gimnasio.

Al ver la bandera roja, me asusté mucho. Aunque en ese instante te aferras a todo para pensar que no es verdad. Queda un hilo de esperanza.

Por desgracia, y como decía mamá, alguien cortó ese hilo. Y se fue. La noticia fue devastadora de hecho.

Si no me falla la memoria, me dio una crisis de ansiedad. No podía de llorar y no había manera de encontrar consuelo. Eso es lo cierto.

Ni una buena palabra, ni un abrazo ni nada de lo que nos dijeran servía para calmar la rabia y la impotencia de ver cómo se iba un chaval encantador y lleno de vida.

No es un consuelo, pero bien es cierto que solo muere quien no es olvidado

Y así estamos todos hoy. Con la mente puesta en Luis y en María. Dos personas que se ganaron mi cariño, mi respeto y mi admiración. Y que la seguirán teniendo siempre.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Mañanitas en el mercado central recordando historias de mi niñez


mercado

¡Hola, papá! ¿Qué tal sigues? Espero que bien. Hoy anunciaban una bajada de temperaturas, pero la verdad es que sigue haciendo bochorno. Es lunes, 3 de junio, una fecha que seguro que recordarás. Hoy hace años de la Primera Comunión de Marta. Echando cuentas me salen 35. Continúa leyendo Mañanitas en el mercado central recordando historias de mi niñez