Preparando el último viaje y recordando la trágica muerte de José Couso hace 16 años


jose-couso-efe-mjg-20140606

¡Hola, papá! ¿Preparado para tu viaje a San Sebastián? Esta vez lo harás en coche, en tu coche. Escuchando tu música y, eso sí, con la ‘loca’, de tu hija al volante. Siempre me decías que yo conducía mal y yo te llamaba cariñosamente el rey de las rotondas, porque en la autoescuela no debieron enseñarte que siempre tiene preferencia el que está dentro, algo que no acababa de entrar muy  bien en tu sabia cabeza. Continúa leyendo Preparando el último viaje y recordando la trágica muerte de José Couso hace 16 años

El mal humorado anciano y la señora del gorro de margaritas de la playa de Deba


debapl

¡Hola, papá! ¿Cómo llevas el domingo? Por aquí la cosa está más o menos tranquila. Después de algunas semanas de sobresaltos de salud, parece que mamá está estabilizada y, al menos, no tenemos que volver a pisar el maldito hospital. Continúa leyendo El mal humorado anciano y la señora del gorro de margaritas de la playa de Deba

Los inolvidables días de nieve, de muñecos y de guerras de bolas


nieve

¡Hola, papá! Vaya frío que hace en la calle. Parece que la primavera se ha marchado de repente para dejar paso al invierno. Ha nevado. En la capital no, pero en los pueblos muchos. Y toda la felicidad que evocaba la nieve en mí, ahora se ha transformado en nostalgia, en recuerdos, muchos recuerdos. Continúa leyendo Los inolvidables días de nieve, de muñecos y de guerras de bolas

En un rincón del alma donde tengo la pena que me dejó tu adiós (en memoria de Alberto Cortez)


albertocortez

¡Hola, papá! ¿Qué tal sigues? Hoy es uno de esos días grises, lluviosos, fríos…de esos que a ti te fascinaban y a mi me llenaban de melancolía, de tristeza…

Y supongo que hoy también esas gotas que caen del cielo son lágrimas por la muerte de un compositor que marcó nuestra infancia y buena parte de tu vida. Igual ya habéis coincidido por allí. Ayer murió Alberto Cortez y con él un trozo de mi niñez, porque recordé aquel concierto al que me llevaste cuando sólo tenía 11 años en Isla Cristina.

En el Seat 131 Supermirafiori, el ‘relámpago’, como lo llamabas tú, siempre sonaba su música y sabíamos de memoria cada una de sus canciones. Era una noche de julio, en una carpa instalada en el pueblo para la ocasión, y correteaba con Marta de un lado hacia otro nerviosa porque diera comienzo el recital.

Mi hermana, mucho más lanzada que yo, le vio entrar, y rauda corrió hacia él para saludarle, aunque no le recuerdo como un hombre especialmente simpático en su trato con una niña de 9 años. Más bien la trató con indiferencia, pero eso no importa.

No estamos juzgando al hombre, sino al músico. A ese que te ponía muchas veces en el hospital cuando estabas en la UVI para estimular tus sentidos, a ese que puso banda sonora a tantos momentos de nuestra vida, a ese que estando sedado te cantaba al oído ‘Castillos en el aire’, porque me gustaba que escucharas canciones con mensaje feliz, aunque es imposible olvidar ‘Cuando un amigo se va’ o ‘El abuelo un día?. A ese que hoy me lleva a dedicarte una de sus maravillosas letras que encajan con mis sentimientos:

En un rincón del alma 
Donde tengo la pena 
Que me dejo tu adiós, 
En un rincón del alma 
Se aburre aquél poema 
Que nuestro amor creo 
En un rincón del alma 
Me falta tu presencia 
Que el tiempo me robó, 
Tu cara, tus cabellos 
Que tantas noches nuestras 
Mi mano acaricio 

En un rincón del alma 
Me duelen los \”Te quiero\” 
Que tu pasión me dio, 
Seremos muy felices 
No te dejaré nunca 
Siempre serás mi amor 

En un rincón del alma 
También guardo el fracaso 
Que el tiempo me brindo, 
Lo condeno en silencio 
A buscar un consuelo 
Para mi corazón 

Me parece mentira, 
Después de haber querido 
Como he querido yo, 
Me parece mentira 
Encontrarme tan solo 
Como me encuentro hoy, 
De que sirve la vida 
Si a un poco de alegrí­a, 
Le sigue un gran dolor 
Me parece mentira 
Que tampoco esta noche 
Escucharé tu voz.

En un rincón del alma 
Donde tengo la pena 
Que me dejo tu adiós, 
En un rincón del alma 
Se aburre aquél poema 
Que nuestro amor creó 

Con las cosas más bellas 
Guardaré tu recuerdo 
Que el tiempo no logró, 
Sacarlo de mi alma, 
Lo guardaré hasta el dí­a 
En que me vaya yo.

Poco más añadir mi amor, guárdala bien, porque nadie pudo expresar mejor lo que ahora mismo siente ese rincón del alma donde tengo la pena que me dejó tu adios. ¡Te quiero, papá!

Los amaneceres en el claustro de la Pontificia bajo el tañer de las campanas


claustro
El claustro de la Universidad Pontificia esta mañana.

¡Hola, papá! Ahora que llega abril, parece que están a punto de llegar aguas mil. Hace un día frío y desapacible. La gente ha vuelto a recuperar su ropa de abrigo y nuestro barómetro aneroide da ha volcado su aguja hacia lluvia. Así que toca preparar el paraguas por si acaso. Continúa leyendo Los amaneceres en el claustro de la Pontificia bajo el tañer de las campanas

Cojoncio y otros nombres curiosos para los recién nacidos de la familia


Blog_del_suscriptor_123248699_4625021_1706x960.jpg
Camilo José Cela, con chaqueta gris, creador del personaje Cojoncio, que inspiró el nombre del que iba a ser tu sobrino.

¡Hola, papá! ¿Qué tal sigue todo? Hoy estoy de ‘okupa’ en tu despacho porque aquí te siento un poco más cerca. Estoy usando tu diccionario. No aspiro a ser una purista de la lengua, aunque sé que te encantaría, pero sí a que mis escritos estén a la altura de la hija de un gran escritor.

Continúa leyendo Cojoncio y otros nombres curiosos para los recién nacidos de la familia

‘El Jarama’ se queda huérfano (el adiós al escritor Rafael Sánchez Ferlosio)


eljarama

¡Hola, papá! Supongo que hoy estarás triste. O tal vez no. Otro genio de las letras, Rafael Sánchez Ferlosio, ha emprendido ese viaje sin retorno que es la muerte, y quizá ya esté reunido con aquellos que utilizaban la pluma para plasmar historias que, al final, hacen a un persona eterna.

Continúa leyendo ‘El Jarama’ se queda huérfano (el adiós al escritor Rafael Sánchez Ferlosio)

Mañanitas de chanfaina, petit choux y biorritmos alterados por el cambio horario


chanfaina

¡Hola, papá! ¿Qué tal te ha sentado el cambio de hora? A mí regular. El sueño me puede y durante unos minutos me he dejado caer en los brazos de Morfeo para mitigar mi cansancio y, un día más, el dolor de espalda, que lejos de sanar, parece ir aumentando con el paso de las semanas, a pesar de los cuidados del fisioterapeuta.

Continúa leyendo Mañanitas de chanfaina, petit choux y biorritmos alterados por el cambio horario

María Moliner, el mejor diccionario del castellano y el reconocimiento de Google


moliner
El ‘doodle’ que Google ha dedicado a María Moliner.

¡Hola, papá! ¿Cómo ha ido el día? Abrígate que ahora comienza a refrescar y pide una manta para taparte bien esta noche. Yo estoy aquí intentando cansar al subconsciente (como hace tu amigo Jerónimo Prieto) para que me inspire en lo más importante que tengo que hacer en los próximos días. Continúa leyendo María Moliner, el mejor diccionario del castellano y el reconocimiento de Google

Recordando a Miguel Hernández y la ‘Nanas de la Cebolla’ siempre leías en el aniversario de su muerte


miguelherna¡ández

¡Hola, papá! ¿Cómo sigues? Hoy casi me puedo imaginar que estás con un libro, pero no con uno cualquiera, porque en ese calendario que aún sigue sobre la mesa de tu despacho, que paraste el 6 de octubre, seguramente que tendrías apuntado que hace 42 años moría otro genio de las letras: Miguel Hernández. Continúa leyendo Recordando a Miguel Hernández y la ‘Nanas de la Cebolla’ siempre leías en el aniversario de su muerte