El cálido verano charro y las mágicas manos de Jerónimo Prieto


Hola, papá. Cómo estás? Yo bien. En casa. Aguantando el calor de Salamanca. Si. A falta de poco menos de dos semanas para que llegue oficialmente el verano, hemos superado los 35 grados.

Efecto sauna total. Así que son días de relax con las persianas bajadas hasta que se mete el sol y paseito nocturno para tomar un merecido refrigerio.

Hoy te traigo una imagen que te va a hacer especial ilusión. Es el cartel de la festividad del patrón de la ciudad, San Juan de Sahagún.

No hace falta que te diga quien lo firma. He intuido tu sonrisa. Un señor de pelo blanco y rizado, al que admirabas profundamente y por el que sentías una especial devoción. Yo diría que mutua.

Tu íntimo amigo Jerónimo Prieto, que ha plasmado con su pincel una auténtica obra de arte, quizás una de las más hermosas que se hicieron para celebrar San Juan de la Sahagún.

No podía ser faltar, como es lógico, la figura del toro, quizás en recuerdo de aquellas tardes de festival de las Hermanitas de los Pobres, donde muchos íbamos a La Glorieta a ver un festival en el que se implicaban todas las figuras del toreo para una buena causa benéfica. Era tarde de gala, de emoción, de estar juntos en un acto tan emotivo.

Hace ya tanto que desapareció. Ahora otros espectáculos toman el relevo. En solo unos días Salamanca será una fiesta y habrá que salir a hacer un brindis por todos los buenos ratos que vivimos juntos.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que es tarde. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. Os quiero ❤️