Mujer de rosa con marca páginas de colección


Hola, papá. Cómo estás? Yo bien. En casa. Un poco obligada por las circunstancias que obviamente no voy a contar por aquí. Ha amanecido otro día precioso de sol. De esos para ponerte en la terraza bajo el toldo a ver la sierra de fondo. Qué ganas de cambiar de paisaje.

Hay momentos en la vida en que, una vez más, necesitas huir. De mi y de todo, pero no va a poder ser.

Es 11 de mayo. Tengo la sensación de que en una fecha como hoy pasó algo, pero haciendo memoria, no me viene a la cabeza. Me suena algo de toros, tipo Manzanares por la puerta grande en Madrid y tú y yo saltando en el salón, aunque no lo confirmo porque me da pánico errar.

Lo que sé, es que después de lo acontecido, aún tengo más ganas de vivir la vida, porque cada vez veo más cierto que un día, cuando menos te lo esperas, te vas y te has perdido todo lo bueno. Una cena en un restaurante, un día de playa, unas copas después de comer, el viaje de tus sueños, esos zapatos que te volvían loca…

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. Os quiero ❤️