Las raras formas de las preciosas nubes blancas que cubren el cielo


Hola, papá. Cómo estás? Yo bien. En casa. Entra una luz en el salón que desvela. Esto recién levantada te deja un poco aturdida, especialmente por los ojos pero hay ocasiones en que te permite hacer fotos tan hermosas como la de ese cielo.

Hoy ya es 5 de mayo. Hace un calorcito de parte mañana, aunque ya sabes que hasta el 40 de mayo no te quites el sayo. Hoy no es ningún día especial en nuestra vida. Es otro más sin vosotros y otro más que perderé hasta que consiga alzar el vuelo y huir de aquí de una vez por todas. No sabes lo que me gusta ir en un avión sintiendo las nubes de algodón debajo de mi.

Justo lo contrario a vosotros, que como buenos novios os fuisteis a París en bus con lo que se mareaba mamá en los coches, y siempre prometiste que jamás volarías, aunque yo te contara maravillas sobre volar.

El destino es muy caprichoso. Así que no descartes que te tenga, o mejor dicho nos tenga, guardado un último vuelo con un largo destino y una promesa por cumplir.

Hoy voy a aprovechar para tomar un poco el sol mientras llega la hora de dar un paseo en busca de echar nuevos currículos y demás. A ver si por fin aparece el anhelado trabajo. Tiempo al tiempo.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. Os quiero mucho ❤️