El tercer hombre y un día triste y gris de primavera


Hola, papá. Cómo estás? Hoy es la Cruz de Mayo. Y vaya que me ha caído una buena cruz. A este paso llega junio y no me he movido de charrilandia, mi ciudad favorita.

No me digas el año, pero sé que tal día como hoy sonaba el teléfono de casa muy temprano para decirnos que había fallecido Juan Antonio, el marido de Delia.

Para mi, una novedad. Como la muerte la ves tan lejana, ni me acuerdo qué se me pasaría por la cabeza.

Pero bueno. Ese día por desgracia fue nuestro primer velatorio y todas esas cosas que tan desagradables que conlleva la parca.

Recuerdo perfectamente ese velatorio. Fueron cientos de personas. Yo no entendía mucho. Solo la desolación y el miedo de quien no sabe a qué enfrentarse, pero bueno.

Entonces no eras consciente de que el tiempo pasaba tan rápido. Era todo irreal casi. Hasta que un día te das cuenta de que la vida es algo diferente. Es vivir, como hacíamos mamá, tú y yo.

Sé libre, papá. Se libre ante lo que pueda venir. No duermas. Ya lo harás de forma eterna. Sueña con cosas maravillosas. Quizás algún día se hagan realidad. Y si no se hacen realidad, pues mala suerte.

No creas en nada ni en nadie, al final te fallarán cuando más lo necesites. Y sobre todo intenta ser feliz, pese a los obstáculos.

Aún lamento cada día que os fuerais. Y que mientras yo me quedara aquí, desamparada. Como la niña que sueña con su regalo de Reyes. Con esa muñeca que tantas veces le hizo sonreír y que nunca llegó. Con ese tatuaje maravilloso, que tampoco podré hacerme hasta que encuentre curro. Y con tantas cosas más. Hoy mi pena es infinita. Más aún que hace tres años. Pero bueno. Dejémoslo para otro rato.

Me siento como una niña huérfana, sin consuelo, sin nada. Saldré. Cómo? Nadie lo sabe, pero sobre todo no perderé la dignidad de saber que hice todo lo que estaba en mis manos. Quizás demasiado poco.

Has visto la foto? Es igual que el final del tercer hombre. Me falta la gabardina y el sombrero de tu admirada Ingrid Bergman.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Voy a buscarme las habichuelas. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. Os quiero ❤️