El hombre de la capa y la mujer de vestido verde y enorme sonrisa


¡Hola, papá! ¿Qué tal estás? Yo bien. En casa. Viendo un nuevo amanecer de este martes 30 de noviembre de 2021, que para mí comienza temprano y con muchas cosas que hacer, pero bueno.

Anoche bajé a la Plaza. Por fin. Y vi el espectáculo de la Navidad. Es precioso. Ponen la canción de ‘All i want for Christmas is you», la de Mariah Carey, esa que venía yo cantando para casa la noche que te pusiste tan malito.

Y sí, papá. Me emocioné. Por mi cabeza pasaron tantos recuerdos en un par de minutos que bueno. No se puede explicar. Pero es normal. Son fechas de muchos recuerdos. Anochece muy pronto y eso me da cierta nostalgia. Me gustan los días largos.

Pero ahora viene una racha mala en todos los sentidos. He recuperado una foto de un homenaje a don Miguel de Unamuno. Me encanta. Los dos sonrientes y cogidos del brazo. Yo con un vestido de fiesta que me compró mamá para la ocasión y tú con tu capa.

Si mi memoria no me falla, ese día nos fuimos a tomar el aperitivo al Corrillo. A un sitio donde te pusieron un plato de callos buenísimo. Te supo a gloria. Y yo feliz de pasar contigo ese momento

Pero bueno. Me cuesta asimilar que no volverá. Que ahora empieza un nuevo día. Uno más y uno menos. Una idea que me obsesiona. Como siempre.

El tiempo. El maldito tiempo, que no para me pone nerviosa. Es algo que no me había importado hasta hace nada y la verdad es que me agobia, pero bueno. Lo normal a una edad. Te da la sensación de que todo va más rápido.

Hoy el texto es un poco corto, pero llevo algunos días pensando en dae carpetazo a este blog que tantas satisfacciones me ha traído, No sé si lo haré o no, pero bueno. Lo iré pensando en función de mi estado de ánimo.

¡Bueno, pituco! Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️