Las luces que ya anuncian la cercanía de la Navidad


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Todo tranquilo. Terminando ya noviembre. Hoy es el Black Friday. Uno de mis días favoritos del año. Antes, claro. Ahora saldré a dar un paseo y a mirar escaparates.

Y con un poco de suerte, por la tarde cuando caiga la luz iré a ver la campana que han puesto en la Plaza Mayor para anunciar la llegada de la Navidad.

Anoche vi las luces iluminadas por primera vez. Y fue una sensación, tan hermosa. Me acordaba de cuando venía cantando villancicos por la calle porque sabía que alguien me esperaba en casa. Hoy me hace ilusión, pero de otra manera. Los últimos años, mamá y yo solíamos hacernos allí una foto, que ahora no conservo porque mi móvil tuvo un pequeño accidente, pero no pasa nada. Hice una con las luces y ya está.

Recuerdo que por estas fechas dedicábamos el tiempo a hacer compras de Navidad. Luego, tradicionalmente, a las 7 o así nos solíamos tomar un chocolate con churros (el último que probamos fue uno blanco (buenísimo). A mí princesa le había dado un derrame en el ojo, pero con eso y con todo, nunca se le quitaba ese gustazo. Así estaba ella de rellenita. Pero bueno. Estaba guapa. Como siempre.

Como no hay que perder las buenas tradiciones, volveremos. Seguramente. Así que nada.

Una de las últimas noches, antes de que te fueras, llegaba yo a casa cantando ‘All i want for Christmas is you’. Esa canción tan bonita de Mariah Carey. Ahora ya no canto, al contrario. Me produce cierta nostalgia, pero bueno. Esto es la vida, papá. Así de real y de cruel. Y así hay que aceptarla. Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️