La luna llena de noviembre y el aniversario de la muerte de Franco


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Recién levantada. Hoy es 20 de noviembre. Una fecha que marcó el devenir de la historia de España. Hace ya 46 años que a través de la televisión anunciaban que había fallecido Francisco Franco, el dictador, el «sapo iscariote». El señor bajito que inauguraba muchos pantanos, como tú decías. Qué arte tenías para todo, papá. Y lo que me podía reír con tus ocurrencias.

Con lo necesario que es reír para vivir. Y últimamente se pueden contar con los dedos de la mano las personas que me despiertan la sonrisa. Por desgracia, ninguna cerca de mí.

Pero esto es así. Es muy complicado encontrar la felicidad verdadera. Aunque haya momentos, como la luna llena de anoche, que te dejen eclipsada.

Ya sabes mi historia de amor con los fenómenos astronómicos. No es la primera vez que te lo digo. Como hacía frío, me puse mi plumífero y me salí a la terraza. Allí estuve un rato largo contemplándolo. Y sí, como siempre en mi móvil sonó «Fly me to the moon’ (llévame volando hasta las estrellas).

En ese momento tan mágico me faltó tu mano cogiendo la mía y, siendo menos románticos, un buen copazo para brindar por la vida, pero no tenía ninguna bebida adecuada para hacerlo.

Así que únicamente clavé su mirada en ella y me emocioné como una niña chica, anhelando, una vez más, tus besos, tus abrazos y las conversaciones tan trascendentales que teníamos.

Mamá mientras tanto dormía. Con su radio y su pie sacado de la cama. Qué hermosos tiempos que ya no volverán. ¡Bueno, pituco! ¡Te dejo por hoy! ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero!❤️