53 días para despedir un año con muchas emociones y sueños por cumplir


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Pocas novedades que contarte, salvo que acabo de amanecer y veo que hace otro día de mucho frío.

Anoche ya el termómetro rozaba los 0 grados. Ni frío ni calor, como tú decías. 7 de noviembre, peque. En 53 noches estaremos comiendo las uvas. Y tarareando esa canción de Mecano que dice: «Que ya pasó uno más». Que es ese momento en el que en 10 segundos haces recuento de todo lo vivido en el año y solo pides que el siguiente sea igual o mejor.

Y antes, a eso de las 12, a rendir el tradicional homenaje a don Miguel de Unamuno, al que el año pasado no pude acceder a causa de la pandemia. A ver si este año tengo más suerte.

Y yo pediré que sea mejor. Si se puede superar éste. Me han faltado muchas cosas por hacer, pero he cumplido alguno de mis sueños. Me he dejado la vida en el intento, pero ha merecido la pena.

Ahora solo me falta una buena dosis de adrenalina. Aunque no creo que tarde mucho en sentir ese gusanillo en el estómago.

‘El tiempo pasará y nunca volverá» (As time goes by) Hermosa canción con una bella letra que me inspiró para comenzar la presentación de tu libro «La Campana del Carnaval». Y aunque era una frase que me decías de pequeña, nunca la olvidé. Lo malo es que desde hace como cosa de un año, desde que me levanto pienso lo mismo. Y entonces me dan ganas de correr y correr, sin rumbo ni destino. Huír peque. Huír de mi, huír de todo.

Sé que no me arregla la existencia, evidentemente, pero ayuda a seguir hacia adelante con un brío de esperanza.

Ahora con el frío aún añoro más tus abrazos y los dulces besos de mamá en mejilla.

Es domingo de motos, pituco. Y como las veo sola en casa, no puedo compartir mis alegrías ni mis penas con nadie. Si quiero reír, río, y si quiero llorar, lloro.

Es lo único bueno que tiene la soledad. El resto todo es añoranza de los tiempos felices, de esos que ya se fueron. «Ay, quien pudiera parar el tiempo».

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! 😘