Los pregoneros de las fiestas de Miróbriga y Linares


¡Hola, papá! ¿Qué tal estás? Yo bien. En casa. Disfrutando de un día de sol espléndido. Aunque fresquito. Eso sí.

13 de octubre. No soy supersticiosa, pero ese día no me gusta. Primero porque ese número siempre lo odié y segundo porque hace ya tres años que te ingresaron. Cuando fuimos al hospital no pensaba que era el principio del fin.

Y yo feliz. Pensando en que pronto me iba a Australia. Me quedaban cuatro días. Lo que no sabía es que iba al volver iba a suceder ese desenlace tan horrible.

Dejemos esas historias de terror para otro día y empezemos a ver cosas bonitas. Como esta foto. Eres tú en Linares (si no me falla la memoria) dando un pregón en la fiesta de la fresa. Rodeado autoridades. Con un traje de chaqueta de los que te ponías para ir a las reuniones del callejero. Os lo pasabáis genial.

Después de poner nombre a las calles, os ibais a tomar un vino o lo que se terciase. Y luego os hacíais intercambio de corbatas. Alguno salía hasta perjudicado.

Todavía recuerdo el día que me llamaron para dar el pregón en Ciudad Rodrigo. ¡Qué nerviosa estaba! Pero tú estabas enfrente de mí con las manos alzadas para decirme que me tranquilizara. Llevaba como 30 folios aproximadamente. Quizás alguno más.

Cuando llegué el auditorio estaba vacío, pero de repente empezó a llegar gente y se llenó. Y mis nervios se ponían cada vez peor.

Al final me dieron un trofeo que aún está en la entradade casa. Como todos los tuyos.

Hace tanto que no voy a Ciudad Rodrigo… Y me gustaría volver. Allí había un invierno super agradable. Pero bueno. Espero no tardar mucho en regresar.

Maldito 13 de octubre, papá. Maldito. Pero bueno. Olvidar es imposible. Se supone que el tiempo va curando las heridas, pero no. Cada vez te extraño más. A ti y a mamá. Y lo peor es que hay una pieza del puzzle que no me encaja. Y me desespero de pensarlo, pero bueno.

Al final dar tantas vueltas a la cabeza no es bueno, pero hay ciertas fechas que es imposible borrar de la mente.

Bueno, pituco. ¡Te dejo por hoy! ¡Cuidate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s