El hombre enamorado de la Salamanca monumental


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Ha amanecido un día maravilloso. 12 de octubre. Día de la Hispanidad. Hace no sé cuántos años estaba en Madrid. En los toros.

En la tradicional corrida que se organizaba por estas fechas. Me recuerdo perfectamente. Llevaba un traje marrón con una blusa naranja. Precioso.

Estuve con mi amiga Juana González Linares, con la que compartí palco y un agradable almuerzo.

Hoy es el día de las pilares. Y aunque es puente, no se ve mucha gente por la calle. Aún es pronto, pero bueno. Supongo que en breve habrá movimiento de tropas.

Mira qué foto tan hermosa he sacado de mi baúl de los recuerdos. Tú, con tu cigarrillo, en el Puente Romano. Al que bajo casi todas las mañanas para ver el precioso paisaje que se contempla desde allí.

Con la Catedral de fondo. Eras un enamorada de Salamanca. De su zona antigua, de visitar exposiciones, de llevarnos a conocer la ciudad de arriba a abajo. Una mañana en los Dominicos, al poner la mano en el pomo, a Marta se le salió uno volando. Qué susto.

Y luego tu Lazarillo. Amor a primera vista. Qué bonita historia de amor con Lázaro. Las veces que pudiste leer ese libro. Hasta en Braille.

Entre todos, y con un gran esfuerzo, conseguimos reunir más de 200 ejemplares. En todos los idiomas. Una maravilla.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️