El regalo más improvisado y bonito de tu amada Salamanca


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Empezando la cuenta atrás para que despedir este atípico mes de septiembre.

“Quad natura non dat, Salamanca non praestat”. Hermosa frase. Un día, viniendo de las casetas (que como ya te he dicho no ha habido), encontré esta camiseta.

Fue en una tienda de la Rúa. Cuando volví con ella se te quedó una cara de traca de sorpresa, que reflejé en una instantánea.

Me encanta tu cara de felicidad. Nunca olvidaré ese momento. Las cosas más sencillas, se pueden convertir en auténticas sorpresas. U ésta mereció la pena, peque. Vaya que si mereció la pena.

Aún la tengo guardada. Con el mismo cariño que te la di aquella jornada de fiesta.

Estoy viendo el momento. Llegué y estabas merendando. Qué bueno todo lo que te dejábamos para esas horas. Mamá te hacía gazpachos y yo tortilla de patatas, canapés, empanadillas. Una gran variedad gastronómica.

Y luego, como siempre, nos fuimos a celebrarlo. Qué buena es una fiesta después de quitarse el pijama de este plácidamente dormido la siesta.

Ahora que nunca la duermo, cada vez entiendo menos que te la echarás. Pero hay que respetar cada decisión.

Mamá se pegaba un buen rato tumbada en el sofá. Eso sí le apetecía salir, que si no, directamente se quedaba allí pegada y le llegaba la hora de irse a la piltra, como familiarmente llamadas a la cama.

Y nada. Ahora toca empezar el día para aprovecharlo al máximo, que no quiero ni uno más. Bueno, pituco. Te dejo por hoy. No es la historia más bonita que he escrito, pero te prometo ir mejorando. La nostalgia me puede en estos días donde las hojas comienzan a caer de los árboles y las mañanas amanecen grises, como tus ojos, y bucólicas. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s