Uno de enero, dos de febrero… 7 de julio: ¡San Fermín!


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín! 7 de julio ya, peque. Hoy ha amanecido un día desapacible de nuevo. Así que habrá que aprovechar para hacer cosas distintas.

¡Ay, papá! Hace justo 4 años del último espectáculo en Madrid de los Red Bull X¬Fighters. Me parece imposible que haya pasado tanto tiempo sin verlos.

Y cinco que mamá, accidentalmente, se cayó de la cama una tarde que veíamos de merendar de los 100 montaditos y se fracturó la muñeca.

Ahora mismo estoy viendo la imagen. No sé si reírme o llorar, la verdad. Llegó a sentarse en la cama para quitarse los zapatos y cuando estábamos tranquilamente en el salón, sentimos un fuerte golpe.

Rápidamente fuimos a la habitación. La ‘princess’, como yo la llamaba, había calculado mal la distancia y volcó. Pegó un grito que nos asustó. Rápidamente corrimos hacia la habitación. Estaba caída en el suelo.

Al levantarla, enseguida vimos que de la muñeca salía un hueso hacia fuera. No le quisimos decir nada, pero ya imaginábamos que ahí había fractura.

Bajamos con ella a Urgencias. Y le escayolaron el brazo. Un mal menor, claramente. Eso es un mes de recuperación o poco más.

Tú, tan gentil como siempre, al día siguiente, y para evitar que tuviera que hacer mucha tarea en casa, te la llevaste a comer fuera. A Los Arcos fuimos los tres juntos. Y ella tan feliz. Era lo que más le gustaba en la vida. Comer y disfrutar. Si tenía algún kilito de más, no le pasaba nada.

Así de agradable tenía el carácter. Siempre con sus caramelos en el bolso con los que siempre obsequiaba a la gente con la que se encontraba por la calle.

Si no me falla la memoria, que no me suele fallar, estuvo dos meses con el brazo en cabestrillo. En rehabilitación y en el traumatólogo. Pero quedó bien. Y todos felices por esa buena noticia.

También hace años que se murió Iñigo Domínguez de Calatayud. Estaba yo escribiendo este blog cuando recibí un WhatsApp comunicándome la triste noticia. Tú ya no estabas. Pero el golpe dolió. Y mucho.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Si hay alguna novedad, me lo dices. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️