El solsticio de verano y la tarde de ‘sanferminera’ más hermosa de mi vida


¡Hola, papá! ¿Qué tal estás? Yo bien. En casa todavía. Ha amanecido una mañana preciosa. De sol y pajaritos cantando.

No sabía qué foto poner. De hecho voy a colgar dos. Hace justo cinco años estaba en Madrid preparando, sin saberlo, el que iba, y de hecho fue, uno de los días más felices de mi vida.

Correr en la Plaza de Las Ventas delante de mis chicos locos. Madre mía. La adrenalina que pude consumir en unos cuantos minutos. Nunca antes experimenté esa sensación tan maravillosa.

Como yo estoy un poco loca, me compré unas zapatillas un número más pequeño del que debía. Así que supongo que recordarás el dolor que tuve en los pies. Casi un año tardé en recuperar las uñas de los pies.

Menuda gracia, me hizo. Pero si comparas las emociones vividas con esto, pues no tiene punto de comparación. Si pudiera elegir un día de mi vida para repetir, sin duda sería ese. Bueno no. También hay otros muchos que desearía que se volvieran a hacer.

Anoche fue el solsticio de verano. La noche más larga del año, la de pedir deseos, la de los deseos, la del fuego, la de la luz. Espectacular. Cuando miré hacia arriba pensé lo feliz que hubiera sido si estuvieras a mi lado, abrazándome, Diciéndome cosas bonitas y haciéndome sentir todo lo que me decías sentir. Cantando ‘Fly me to the moon’ hasta las tantas de la noche.

No te puedes creer lo que es que hecho de menos esos churros recién hechos que nos comíamos juntos en casa, También desde que me despierto pienso en ellos. Unas veces los bajaba a buscar y otras yo. En función de si el descanso había sido bueno o malo. Por desgracia, tú ya descansas eternamente. Igual que mamá.

Ahora solo queda esperar. A vivir a morir. Esperar a no sé qué exactamente, pero la espera se está haciendo eterna. Y encima sin disfrutar de nada, peque. Es imposible salir a la calle y ver a la gente divirtiéndose mientras yo sigo divagando por las calles sin rumbo fijo.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️