El mágico día de cielos rosados y víspera del eclipse de sol parcial


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Todo tranquilo. Hoy te escribo antes que nunca, pero es que la inspiración llega cuando menos te lo esperas.

Hay días en los que los sueños se cumplen. Y hasta ahí puedo leer. Supongo que será un adelanto de la magia que se desprenderá mañana, a eso de las 10, cuando se produzca un eclipse solar.

Mira qué fantástico día nos ha deparado este miércoles, 9 de junio. Hace un día precioso día de verano. El cielo luce de una manera hermosa, con unos colores rosados y grises.

Uno de esos amaneceres que cautivan desde primera hora que solíamos ver juntos en ocasiones. No muchas, porque tú eras de despertarte más tarde. Yo no puedo. Fíjate que lo intento, pero, de momento, son las siete de la mañana y ya estoy en pie.

Si mis recuerdos no fallan, y no suelen hacerlo, hace 12 años estaba con mamá en Chiclana de la Frontera. Me estoy viendo allí ahora mismo. Había una carrera de motos en Montmeló, que yo vi plácidamente sentada en un hotel con mamá, que aguantó como una jabata el chaperón, pero bueno. No pasa nada. Le gustaba bastante, de hecho. Se entretenía con cualquier cosita. Le daba igual una cosa que otra con tal de verme feliz. Y lo conseguía. Hoy sé perfectamente que voy a volver a serlo. Tengo un presentimiento desde primera hora de la mañana.

Ya oigo a los pájaros canturrear rezumando felicidad. Siempre me ha asombrado la calma con la que se toman las cosas.

Bostezo. Es muy temprano aún, pero me espera una jornada larga e intensa en emociones.

Hay veces que la vida te sorprende para bien. Y es el mejor regalo que voy a tener en mucho tiempo. Vivir, papá. Vivir. Disfrutar como una niña pequeña que sigue añorando tus abrazos y los de mamá, que sigue pensando, desde que se levanta hasta que se acuesta, en que os fuistéis demasiado pronto. Y que si hay una película escrita sobre nuestra existencia, ésta tenga un final completamente feliz. Lo presiento, pero prefiero no adelantar acontecimientos por si acaso.

Así que nada. Te dejo por hoy, que voy a empezar mi día. Cuidate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️