El mágico día en que gané mi gorra firmada por Valentino Rossi


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Todo tranquilo. Es 5 de junio. Y ha amanecido un precioso día de sol. De esos en los que compartiríamos una cerveza o una copita de vino en cualquier terraza. Juntos, sonrientes y felices.

Qué cosas tiene la vida, peque. Hace cinco años que ganaba mi gorra firmada por Valentino Rossi. Y fue un auténtico honor escuchar mi nombre entre los ganadores.

Era esa época en que me convertí en una crack de los concursos. Al que me presentaba, lo ganaba.

Hoy, por desgracia, no está en mis manos. Y la echo de menos. No tanto como a vosotros, pero la echo de menos.

Creo que aún recordarás las voces que di cuando dijeron mi nombre en la televisión. Siempre fui un poco loca, pero bueno. Mejor una loca divertida que una amargada.

Al final ya sabes que siempre me impresionó el divertido carácter de los italianos. Son tan alegres, tan simpáticos. Y encima practican mi deporte favorito. El que tú más bien aborreces.

Nunca estaremos de acuerdo en nada. Solo en una cosa, pero me la voy a callar mejor, que luego todo se sabe.

Yo creo que no tardarán mucho ya en abrir la piscina. Un buen chapuzón para refrescar estos calores que se irán incrementando con los días.

En nada llegará la noche más larga del año. Siempre pedía tres deseos y algunas veces se cumplieron. Seguro que aquel lo pedí con más fuerza que nunca. Y tuve suerte.

La que me faltó en los momentos en los que más necesitaba que se obrara el milagro, pituco.

Aquella noche la suerte me esquivó. No solo me esquivó, si no que me dejó completamente abatida, con un golpe de esos de los que una tarda años y años en recuperarse. Y en ese proceso estoy, en el de intentar recuperarme, aunque eso lo decidirá únicamente el tiempo. Solo pido que no sea mucho.

No se No se Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s