Las noches locas de conciertos, diversión y claveles rojos


¡Hola, papá! ¿Qué tal estás? Yo bien. En casa. Todo tranquilo. Hoy es 2 de junio. Ha amanecido muy nublado. Yo creo que en breve lloverá.

Así, como si nada, se ha pasado ya la primera mitad de 2021. Mirando en mi álbum de recuerdos, me he dado cuenta de que hoy hace tres años que publiqué esta foto.

Es mi princesa. Fue un día precioso. La llevé hasta el CAEM para que disfrutara de un momento delicioso,

Creo que era uno de sus grupos favoritos. Lo creo no. Lo afirmo, de hecho pienso que fue uno de los mejores regalos que le pude hacer.

Con esa timidez que sacaba a relucir en los momentos en que debería haber sido tan simpática y dicharachera como era, pero no.

Esa noche estaba distinta. No sé si era por el barullo o por la falta de costumbre de ir a esos sitios. Al final, y no sé si lo he contado ya (puede ser que sí) la que mejor se lo pasó fue aquí una servidora.

Las ‘locas’ del fan club le obsequiaron con un clavel rojo. Mi color favorito. Le animé a que lo lanzara al escenario, pero no se atrevió. Casi tuve que lanzarsélo yo. Se quedó cortada. Esbozaba una tímida sonrisa mientras que la miraba con la ternura que se mira a una madre como la mía.

Canturreaba bajito. Cada canción le recordaba a una época de su vida. La adolescencia, sus quince años, los 18. Era como que iba sincronizada con cada una de ellas.

Más o menos lo que me pasa ahora a mí. Cada melodía me trae un montón de recuerdos de las maravillosas cosas de la vida. De cada uno de esos momentos que fijo no van a volver, pero que es imposible olvidar.

Sé que no es bueno vivir de recuerdos, pero ahora mismo es imposible hacerlo de otra manera. Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s