Las trastadas de tu dulce infancia y las peleas de ‘dreas:


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Muy madrugadora como siempre. Ya sabes que cogí la manía de dormir poco hace ya algún tiempo.

Y bueno. No es que sea lo más recomendable, pero hay manías que no te las quita nadie.

Hoy es el último día de confinamiento. A partir de las 12 se podrá salir a la calle con la nueva normalidad. Es decir, respetando las distancias y las medidas de seguridad.

Ayer, no sé por qué, hablamos de tu amigo Beni. Sí. Ese con el que de pequeño jugabas a las dreas. Para quien no sepa el significado de esa palabra, son peleas de piedras entre niños.

Si no mal recuerdo, en una ocasión te dieron con una en el tobillo y te hicieron una herida, que supongo que te curarían rápido y volverías a correr, como buen trasto que eras.

El ‘Beni’, como le llamabas, era el ‘matón’ del grupo. Y si a alguno os daban un golpe, se lo ibais a contar y os defendía.

Me puedo imaginar la situación, pituco. Sería como para morirte de risa. Decías, también, que algunas noches le daba por trastear (llámalo como quieras) y se iba al cementerio a saltar la valla. Y entonces piensas: ¡qué locura! Pero tú te reías contándolo una y mil veces. La verdad es que os juntabáis una panda divertida de amigos para hacer trastadas.

Lastima no tener esas fotos para ilustrar este post, aunque más o menos, quien lea este texto se dará cuenta de la divertida situación.

¡Bueno, pituco, te dejo por hoy! ¡Os quiero! ❤️