El adiós a Nick Kamen y las promesas que nunca se cumplieron


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Todo tranquilo. Es 6 de mayo ya. Hace un día precioso de sol y luz. Perfecto para dar un paseo por Salamanca.

Bajaré hasta el Huerto de Calisto y Melibea y disfrutaré de las maravillosas vistas que desde allí se pueden apreciar..

Aún recuerdo nuestros paseos matinales. Eran super reconfortantes. Yo siempre con mi macuto y tú con tu sudadera roja. Vaya par de dos. Pero al final siempre piensas que eran lo mejor de cada día.

Ayer por la noche me enteré que se había muerto Nick Kamen. Y ahora me dirás que quién es ese. Pues te cuento.

No sé si te das cuenta de la primera vez que paramos en Tamames a comer a tomar una copa. Veníamos de la Sierra de pasar un ratito muy agradable.

Allí nos recibió mi amigo Manolo, que muy amablemente, como siempre, nos invitó a un cubata y me obsequió con un disco. En él había una canción, de título ‘I promise my self’, traducida al castellano es algo así como: Me prometo a mi mismo.

Y sí, me prometí muchas cosas. Unas se cumplieron y otras no, pero la vida es así. Unos deseos se hacen realidad y otros no.

Solo hace un par de noches, viendo la televisión, volví a oírla y pensé que me seguía gustando tanto como antes. La canturreé con cierta nostalgia por los buenos recuerdos que vinieron a mi cabeza.

Anoche, cuando lo vi, sentí que se iba un trozo importante de mi vida. Tenía 59 años. En realidad, al entrar en las redes sociales, me di cuenta de que se había llevado un pedacito del corazón de cada uno de nosotros.

De nuestros años mozos. Y quizás alguna promesa. No sé. Fue una sensación un poco extraña. Ya sabes que la muerte es siempre algo inesperado, pero en este caso la casualidad quiso que me afectara más de lo normal.

Lógico por otra parte. Menudo rollo te he metido, peque. Ya está. No te cuento más cosas. Porque seguramente que ya las sabes todas. En el fondo pienso que esa cigüeña que pasa cada día sobrevolando por encima de mi cabeza, eres tú, que vigilias si estoy bien o estoy mal.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️