El segundo es el primero de los perdedores y mis abrazos de consuelo


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Sin grandes novedades que contarte. Me he despertado temprano, como siempre. He desayunado y ahora me toca dar unos cuantos golpes al saco.

Continúa leyendo El segundo es el primero de los perdedores y mis abrazos de consuelo