El pueblo que dibujaste para imaginar historias que luego fueron relatos


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Disfrutando de este maravilloso domingo que nos ha regalado abril.

He salido a dar un paseo. Reconfortante y tranquilo. Y ahora tengo una mañana de motos.

Cuando empecé este blog prometí contar historias divertidas sobre nosotros. Y ahora se me ocurren muchas.

Así que voy a hablar de Sorrubio, ese pueblo que nació de tu imaginación para crear historias que luego fueron novelas, relatos o cuentos.

En tu imaginación sin límites, te pusiste incluso a dibujarlo en un papel. Y te quedó tan hermoso.

Esto me recuerda al día que desapareciste en Isla Canela. Fueron las horas más angustiosas que me vienen a la cabeza.

Por suerte, el final fue feliz y cuando nos encontramos me echaste la bronca porque yo iba llorando. Siempre he sido un poco llorica.

Los días siguientes, cuando estabas en la habitación del hotel, cogías un papel en blanco y también pintabas. Querías plasmar en un folio el paisaje y lo que sentías en esos momentos. Tenías una paciencia infinita. Cualquier cosa te entretenía. A mi me gustaba verte y cotillear. Y luego achucharte fuerte. Muy fuerte. Como si fuera el último.

Y así lo hice.

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s