Las amenas y divertidas tertulias matinales con tus amigos


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Sin muchas novedades. Que supongo que a estas alturas, sigue siendo una buena noticia.

Me doy cuenta de que cuanto más tarde te escribo, más me cuesta buscar anécdotas para contar a todos aquellos que dedican unos minutos de su día a leer nuestras desventuras.

Y será por historias. Tenemos mil que contar. Hoy recuerdo aquellas tertulias mañaneras cuando ibas a buscar la prensa en la que os juntabáis Antonio Lucas Verdú, Antonio Lobato, Clemente, el del kiosko, tú y algún espontáneo que pasaba por la calle.

Ibas a buscar el periódico y tardabas como media hora larga en subir, pero siempre lo hacías feliz.

Aunque discreparáis bastante sobre vuestros temas de conversación, era un rato ameno para iniciar la jornada.

Ahora ya no estáis ninguno de los cuatro. Siempre que paso por la esquina de Anamont os veo allí. ‘Arreglando el mundo, como tú decías’.

Un mundo que ahora intenta arreglarse, pero que parece misión imposible que pueda enderezar el rumbo. Y donde, por supuesto, esas. tertulias serían completamente distintas. Con mascarilla.

Como te encantaba trastear, llegabas a casa y cuando uno de tus amigos se ponía en la ventana, justo en el edificio de enfrente, a leer el periódico, cogías una lupa y le empezabas a hacer reflejo.

Aquel pobre hombre, una eminencia de la cultura salmantina, se volvía loco buscando la causa de que le interrumpía su tranquila lectura. Tú te reías con ganas, a sabiendas de que era una broma que no tenía ninguna maldad. Solo las ganas de pasarlo bien y tener una cosa que contar al día siguiente.

Aunque no tengo foto de aquellas mañanas, he rescatado una de otras tertulias que te encantaban: las posteriores al homenaje a Unamuno, con el nieto del ilustre escritor y tu amigo Paco Blanco.

Me encanta merodear en mi particular hemeroteca e ir sacando recuerdos poco a poco.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s