El deslumbrante amanecer de una fría mañana de febrero


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. Despierta desde hace un rato. Ya sabes que soy de poco dormir. No como antes, que me despertaba tarde y siempre me decías: “¡Patricia, vamos! Que ya están puestas las calles”.

Continúa leyendo El deslumbrante amanecer de una fría mañana de febrero