La borrasca ‘Ignacio’ al son de ‘Mi héroe’ y el recuerdo de ‘La Campana del Carnaval’


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo en casita. Ha amanecido un día tristón. Gris y lluvioso. Otro más de esta borrasca que alguien decidió bautizar como Ignacio.

Gracioso. A mi sol le ponen nombre de borrasca. Pero brillas igual. No pasa nada. Siempre hay algún momento en el que el sol hace su aparición. Y es el perfecto para poner el rostro en su dirección para coger un poco de Vitamina D.

Es 25 de enero. Hoy hace un año que ABC publicaba una maravillosa critica sobre ‘La Campana del Carnaval’. Uno de los más hermosos tributos que se te han hecho en presa escrita desde que te fuiste, peque.

Y cosas del destino, hoy hace dos años que acudí a mi primer acto cultural después que iniciaras el viaje a la eternidad.

Fue en el CAEM. Y actuaba Antonio Orozco. Creo que había reservado la entrada con mucho tiempo de antelación. Y a pesar de las circunstancias, me animé a ir.

Como el destino es caprichoso, había una canción que por su letra siempre me cautivó. La primera vez que la oí, supe que iba a ser la que me recordara a ti siempre.

Se titula ‘Mi héroe’. Se apagaron las luces del auditorio y en una pantalla apareció una frase. “Los héroes son héroes porqué no saben que lo son”.

Y entonces sonaron los primeros compases de aquel ‘himno’ a los valientes como tú.

En ese momento, papá, como te puedes imaginar, se me llenaron los ojos de lágrimas y por el cuerpo me recorrió un escalofrío. Me parecía irreal que comenzase el repertorio justo con esa canción, pero es así. Lo hizo y me emocionó.

Fue como un pequeño tributo que te hizo sin querer. Tan hermoso como el nombre de esta borrasca que de momento nos está dejando una imagen muy triste en Salamanca.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que ya es hora de ponerme a hacer mis cosas. Cuídate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s