Las mañanas entre fogones y nubes grises en el cielo de Salamanca


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. 21 de enero ya. No te imaginas la cantidad de agua que cayó anoche en Salamanca.

Ni tan siquiera se pudo ver a Urano, que durante una semana compartirá protagonismo con la luna en el firmamento. Y yo creo que, viendo como ha amanecido, tampoco hoy se podrá ver. De hecho dan lluvias para toda la semana.

Pero bueno. Contra eso no se puede hacer nada. Me he despertado temprano, para variar. Y me acosté tarde. Estuve haciendo cocina de aprovechamiento. Y me salió una deliciosa tarta de queso, que utilizaré como postre.

No veas lo que me relaja cocinar. Y sobre todo cuando ves que te ha quedado una cosa rica.

Hoy es el día mundial del abrazo. Paradójico. Justamente en el momento en que abrazarse es misión casi imposible, salvo que sea una persona muy allegada a ti.

Habrá que mandar abrazos virtuales a los amigos a través de estas líneas.

De todas maneras, los que más extraño son los vuestros. Y cuando voy por la calle, solo miro con cierto recelo y mucha envidia a los que pueden abrazarse a sus progenitores. Aún a sabiendas de que es imposible.

Ciertamente creo que los sueños se cumplen, pero los que todavía son factibles. El mío me lo guardo, porque ahora mismo bastante tenemos con salir vivos de esta pandemia.

Por cierto, y hablando de todo un poco, ayer hubo una explosión en Madrid. Me dio mucho miedo ver las imágenes. Son realmente impactantes.

Pero esto es la vida. Unas veces te toca reír y otras llorar. Cierto es que este tiempo no ayuda mucho a estar alegre, pero bueno. En un par de meses llegará la primavera y cambiará el estado de ánimo. Seguro.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy, que quiero salir a dar un pequeño paseo y despejar la mente.

Cuidate mucho y cuida de mi princesa. ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s