San Antón, el día de los panecillos y de la fiesta de las mascotas


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. ¡Muchas felicidades! Ese era nuestro saludo en una mañana cualquiera de San Antón, patrón de los animales.

La mejor manera de empezar el día con una sonrisa. Era como… ¿me estás llamando animal? Noooo. ¡Que va! Y otra vez venga a reír.

Después de desayunar, teníamos la extraña costumbre de ir al Campo de San Francisco a ver la bendición de las mascotas. Hoy me pregunto cómo aguantamos entre tantos bichos.

Solían ser unas mañanas frías, mucho,pero eran mañanas juntos y, como consecuencia, felices.

Luego íbamos a la pastelería y le comprábamos a mamá unos cuantos panecillos. La idea era mía, pero me gustaba que se los dieras tú por ver su cara.

Ella siempre decía que no quería regalos caros. Con unos dulces se daba por más que satisfecha. ¡Qué felicidad con algo tan simple!

Creo que en esos momentos no era consciente lo material tiene el valor justito, que lo importante es el cariño con el que se hacen las cosas.

Ni tan siquiera me imaginaba lo que sería un día sin vosotros. Porque entonces era todo muy bonito y muy sencillo.

Ahora es pasar por cada rincón de la casa, de la ciudad y siempre hay algo que me recuerda a vosotros. Y te prometo papá que intento sonreír, porque sé que es como quieres verme pero al final siempre se me escapa alguna lágrima.

Ahora mismo, con la pandemia, el nuevo toque de queda y un poco más, los días se hacen muy cortos y las noches eternas.

Pero se intentan llevar lo mejor posible. Sobre todo en tu lugar favorito de la ciudad. Tu Huerto de Calisto y Melibea, con el sol iluminando mi cara y varias cigüeñas guardando mis espaldas.

También entiendo que la gente baje aquí feliz. Están descubriendo la magia que un día me enseñaste y que se esfumó no sé muy bien por qué. En realidad sí lo sé, pero ahora no queda otra que disfrutar del sol.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Voy a seguir disfrutando del solecito en mi cara hasta la hora de comer.

¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s