Un día de inocentadas con olor a deliciosas sardinas asadas


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? ¡Feliz día de los Inocentes! Sí. Parece mentira, pero ya es 28 de diciembre. En tres días diremos adiós a 2020.

Hace un rato estaba viendo todas las inocentadas que colgué en mi Facebook durante los últimos años.

Algunas fueron realmente ingeniosas, pero releyendo, la que más me gustó fue aquella en que puse que solo dos semanas después de comenzar mis clases de boxeo, me iba a una competición profesional.

Mis amigas no se atrevían a comentarlo en la publicación, pero me enviaban mensajes por WhatsApp diciéndome que si sabía lo que iba a hacer.

Les seguí el juego un rato. Mientras no paraba de reír, móvil en mano, viendo la que había montado por una ocurrencia loca, pero muy divertida.

Al final, colgué un cartel con el muñeco de ‘Inocente’ y la risotada fue general.

La verdad es que era un derroche de imgenio cada vez que llegaba esta fecha, en la que me inventé hasta una invitación para participar en un reconocido programa de cocina.

Cuando te las contaba, siempre decías que estaba fatal. Cierto, pero al final no te quedaba más remedio que reír conmigo.

Voy a publicar la foto que puse en mi muro hace justo tres años. Estabas comiendo sardinas. Uno de tus pequeños placeres de la vida.

Te rechupeteabas los dedos después de comerte el plato. Una cervecita y unos picos de pan. En eso se quedaba tu momento de felicidad.

Aún no he salido a la calle, pero por lo poco que escuché anoche, hacía bastante viento. Las luces de Navidad iban de un lado para otro. Y luego empezó a llover.

El ruido en los cristales rompía el enorme silencio de esta casa desde que os fuistéis, que solo se rompe cuando me pongo un poco de música para realizar mis tareas domésticas.

Bueno, pituco. Te dejo por hoy. Este año, con la pandemia, no creo que haya ganas de gastar muchas bromas, pero si hay alguna buena, te la contaré mañana. ¡Cuídate mucho y cuida de mi princesa! ¡Os quiero! ❤️

Publicado por

Patricia Carnero

Periodista, bloguera y huérfana de padre desde el 15 de diciembre. Este es mi pequeño tributo al hombre que me dio la vida y todo lo que necesité para convertirme en una persona, principalmente, buena, como él, culta, educada y sabia. ¡Gracias, papá, por estos 45 años que me has dejado vivir a tu lado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s