El pozo de los deseos de amor y los candados de la eternidad


¡Hola, papá! ¿Cómo estás? Yo bien. En casa. Hace un día fresquito y gris. De esos que no me gustan demasiado, pero bueno. Esta mañana al final hemos podido disfrutar de un ratito de sol.

Continúa leyendo El pozo de los deseos de amor y los candados de la eternidad